28 de septiembre de 2014

Casualidad?

Hace casi 3 años recibí una llamada de un hombre que me decía que le habían derivado mis antecedentes curriculares y tenía una posibilidad laboral, para la cual mi experiencia laboral era absolutamente atingente, y la renta que me ofrecían era el doble de mis aspiraciones...
Era un sueño, era LA oportunidad de mi vida, la que necesitaba... bueno, la cosa no era así tan fácil, había que pasar por un proceso de selección, el cual fue laaargo, casi 3 meses... Y finalmente me seleccionaron.
Esa oportunidad laboral significaba mudarme de ciudad, donde no conocía a nadie y coincidentemente, se trataba de la ciudad de origen de Joaquín...

El resto de la historia algo les he contado, tomé mi maleta y me mudé... no fue fácil, se echa de menos, las personas y los lugares (nunca me he acostumbrado a esta ciudad extraña)... 
Pero sin duda y a pesar de todo, esta oportunidad laboral ha sido increíble... he aprendido mucho, he superado muchos obstáculos, he crecido mucho personalmente y laboralmente... y dentro de este conocimiento el que ha sido mi jefe la mayor cantidad del tiempo... ese hombre que me llamó ofreciendome esta oportunidad y que siempre estuvo convencido que yo era la persona indicada... de él he aprendido mucho, ha sido muy generoso profesionalmente conmigo.

Y resulta que hay ciertos detalles del que fue mi jefe que me recuerdan a Joaquín... y mi sorpresa fue grande, cuando comentó su fecha de cumpleaños, es la misma de Joaquín.

Yo soy una persona sumamente exceptica, racional... pero me gusta pensar que esta gran oportunidad laboral y personal fue un regalo de Joaquin, que me trajo a vivir a su ciudad, con un trabajo como siempre quise y aquí también encontré mi compañero de vida, de quien les hablaré en una próxima oportunidad. 

Gracias a Joaquín...

Y gracias a los que aún se acuerdan de mi y visitan este rincón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Qué bueno volver a leerte Romina!
Todo lo bueno que ha llegado a tu vida es porque lo mereces, y creo que siempre hay ángeles que nos acompañan en nuestro caminar.
No dejes de escribir porque hay personas que te queremos y admiramos muchísimo.
Un abrazo